Buscar este blog

lunes, 11 de agosto de 2014

DOS HOJAS DE LA MISMA RAMA

La pareja de homosexuales de la mesa de la izquierda emitían un plácido bienestar adivinable en sus miradas, en su complicidad sin necesidad de palabras, o en su armonía de decisiones naturales. Aquel era un bar de barrio, donde todos se conocían bajo las horas marcadas por un reloj inexistente: el momento del pincho de callos o tortilla, el instante siempre verbenero del vermú dominical, los maíces rumiados durante los partidos de liga... Pero a aquellos dos jóvenes no los conocía ningún habitual parroquiano, aunque todos adivinasen su condición amorosa y envidiasen en su fuero interno el innato entendimiento de voluntades que a ellos subyacía. Nadie dijo una palabra. Mas todos se limitaron a observar discretamente, entre los altisonantes comentarios rutinarios sobre política, economía y corrupción, que no es preciso tomarse de la mano, ni besarse en público, ni quedarse embobados en un cruce de miradas, para denotar cariño a borbotones y para mostrar la unidad de dos almas prendidas de la misma rama. 



Imagen: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/04/Erastes_eromenos_Staatliche_Antikensammlungen_1468.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada