Buscar este blog

miércoles, 6 de marzo de 2019

MALA BESTA

MALA BESTA

Levo un moratón nun ollo,
na alma levo mil feridas:
conseguiches convencerme
de que a culpa era só miña.
Síntome coma un despoxo,
coma un paxaro sen niño,
que esqueceu como facer
póla a póla o seu destino.
Mala besta (iso é) (así sí)
Mala besta (tra, tra)
Mal, moi mal, moi mal, moi mal, moi mal (mira)
Mala besta (toma que toma) ('amonó)
Mala besta (iso é) (¡'illo!)
Mala besta
Mal, moi mal, moi mal, moi mal, moi mal
Mala besta (¡uh!)

Hai unha manda de lobos,
cheos de crueldá infinita,
devoran seguridade
das mulleres que aniquilan.
Teño medo de berrare,
teño medo da xustiza
feita por lobos máis vellos
que acochan ás súas crías.

Mala besta (iso é) (así sí)
Mala besta (tra, tra)
Mal, moi mal, moi mal, moi mal, moi mal (mira)
Mala besta (toma que toma) ('amonó)
Mala besta (iso é) (¡'illo!)
Mala besta
Mal, moi mal, moi mal, moi mal, moi mal
Mala besta (¡uh!)

Anque son pequeniña
son ghrande, fódete,
non vai haber quen me cale.
Na man levarei a fouciña,
nos dentes, o sangue
de quen me quixo perder
e máis rebaixarme.
Mal te fade!
Non vou dubidar un segundo
i en canal vou tallarte!

Mala besta (iso é) (así sí)
Mala besta (tra, tra)
Mal, moi mal, moi mal, moi mal, moi mal (mira)
Mala besta (toma que toma) ('amonó)
Mala besta (iso é) (¡'illo!)
Mala besta
Mal, moi mal, moi mal, moi mal, moi mal
Mala besta (¡uh!)

jueves, 4 de agosto de 2016

LA CURVA RECTA


Con ojos bajos y paso penitente arrastró tras de sí el bolso, las llaves del coche y la tarjeta de fichar. La miró. En aquel rectángulo plástico blanquecino vio su miserable cuadrilátero de juego rayado una y mil veces por los mismos surcos. Y en la curva que llaman de Zara se dejó ir recto, recto, sin dejar huellas de frenada.
Vecinos y conocidos se asombraron, se dolieron algunos y, antes de pasar a otro suceso en la prensa, llegaron al consenso mental de un fatal desmayo inoportuno. "Con casa propia, coche, pareja estable y trabajo de vez en cuando... no tenía razones, no..." Cualquier desgraciado azar era más digerible para el resto de las hormigas humanas que afrontar el tétrico hastío de un presente continuo en un puesto devorador de energías donde convencer a diez o a veinte desconocidos por hora de que hagan algo inútil o perjudicial hasta para uno mismo. O eso, o nada, pues en el paro el ser deja de ser y no vive más que en las estadísticas. 
La niña buena y estudiosa con prometedor futuro acabó acelerando a fondo hacia el polvo del granito antes de convertirse en él naturalmente, como se debe. Sus congéneres prefirieron suspirar por no cagarse de miedo en bragas y calzones. 


Libros virtuales de Xabelia en Amazon

.                                     CATORCE PUNTO CERO. A VELLA BERBERECHEIRA



Aprovecha el descuento para descargártelos gratis

miércoles, 3 de agosto de 2016

Llaga sin camino

Me marché a la juventud,
dejándome llevar por los rizos de la vida
huyendo de mi propia vejez,
también de mi verdad original.
Y bailé 
y reí
y me emborraché de futuro fatuo
por si podía robarle 
en algún giro de tacón
minutos de eternidad 
a la plaza empedrada de la verbena.
Y no volví la vista atrás
hasta apagarse los últimos fuegos,
hasta despertar en mi mismo presente,
en mi mismo suelo trillado
y en mi antigua traición 
del sálvese quien pueda.
Descosida de mi tiempo,
sin ser de cierto 
ni de unos ni de otros,
ni de míos ni de ajenos,
ni de antes, ni de después:
cercada en mitad de una llaga sin camino.



martes, 21 de junio de 2016

Bragosi Chícaro

No se sacó las bragas, no. Se las arrancó delante de la cámara, escupiéndoselas a aquella garganta visual que sabía lo tragaba todo, y asiéndolas como un paño empapado en su propio bálsamo, restregó la superficie una vez, dos veces, mil. Luego se puso a llorar y también se secó las lágrimas brillantes con la seda blanca arrasada. Tituló el vídeo "Bragosi chícaro" y lo colgó en su canal privado. Ahora tocaba esperar a la puja por aquella tanga teñida de odio hacia sus amos-clientes.