Buscar este blog

miércoles, 17 de septiembre de 2014

ALFIL PARADO

Administrado, pringado,

llama que te llama,

adjunta que te adjunta

copias cotejadas de tu malestar,

de tu pesar, de tu dni fichado 

por un pasado computado.


Milimetría de tu interés,

—no vaya a ser...—

de tu disponibilidad para ayer,

de tu capacidad de cuadrar círculos,

de la oportunidad improbable 

de cumplir por fin el perfil

del alfil desterrado del tablero. 


Parado deshonrado por tu Estado.

Vago, aprovechado, condenado. 

Piojo del sudor de nuestra frente,

o de la del de enfrente,

el lindo emprendedor doliente.

Palabra de dios. 


Parásito demasiado bien pagado,

enquistado en nuestra conciencia

de mejores empleados laureados

del mes, del año, del siglo...,

del cementerio obrero y pacato.

Compañeros, recemos:

No enferma quien no quiere,

no para quien arrastrándose avanza,

no explota quien es en la pira asado,

no existes si no tienes un contrato.


Hjo del despido, nieto de la pobreza,

vete y lámete las heridas a otra sombra;

aguanta los desprecios cotizando, 

y cuando no te quede sangre goteante,

te secaremos al aire corrupto del zulo

para escarnio y ejemplo, para placer de clase,

sin peligro de hacerte mártir y enraizarte. 



Imagen: http://www.anticapitalistes.net/local/cache-vignettes/L600xH450/arton1892-12b0d.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada